Jesus del Puente
Jesús Nazareno, Obra de José Capuz Jesús Nazareno, Obra de José Capuz El auxilio de Nuestro Señor Imágenes de la Hermandad de Jesús Nazareno del Puente de Cuenca Imágenes de la Hermandad Imágenes de la Hermandad

Historia




La Muy Antigua y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Puente, para diferenciarla de la otra cofradía homónima que desfila en la madrugada del Viernes Santo por las calles de Cuenca, forma parte de la Archicofradía de Paz y Caridad que, a su vez, hunde sus raíces en el viejo CABILDO DE LA VERA CRUZ Y SANGRE DE CRISTO. Éste nació en el año 1526, primero como CABILDO DE NUESTRA SEÑORA DE LA MISERICORDIA, con el fin de enterrar a los ajusticiados y, después, en una fecha ignorada anterior a 1575, ya con la advocación penitencial de La Vera Cruz unida a su titularidad original. En este proceso de transformación, sin duda, tuvieron mucho que ver los religiosos franciscanos, cuyo convento se encontraba a escasa distancia de la ermita de San Roque, en la cual recibían culto las diferentes imágenes del cabildo.

 
Los primeros datos que se tienen de una imagen representativa de Jesús con La Cruz a cuestas en el seno del Cabildo de La Vera Cruz, datan del año 1580. Se trata de un documento firmado por el escultor Giraldo del Flugo, flamenco que había abierto taller en Cuenca pocos años antes, por el que se comprometía a realizar una imagen procesional de esta advocación para el cabildo de La Vera Cruz de la villa de Zaorejas, entonces perteneciente a la Diócesis de Cuenca, pero adscrita en la actualidad a la provincia y obispado de Guadalajara. Por su parte, el pintor italiano Bartolomé de Matarana se comprometía ocho años más tarde a entregar en Alcocer otra imagen de esta advocación. Ambos documentos coincidían en que el modelo a seguir debía ser el que La Cofradía de La Vera Cruz de Cuenca ponía en la calle la noche del Jueves Santo.
 
Sin embargo, nada se habla aún de una Hermandad de Jesús Nazareno, sino de una imagen de esta advocación que era propiedad del Cabildo de La Vera Cruz. La Hermandad, como tal, debió fundarse ya en el siglo XVII, en plena exaltación de la Semana Santa barroca, y se asienta en el proceso de creación de varias hermandades filiales dentro de cofradías poderosas que organizan sus desfiles procesionales de forma independiente en uno a varios días de Semana Santa. En este sentido, en el Cabildo de La Vera Cruz nacieron cuatro hermandades, una de ellas la nuestra, para organizar cada una de ellas el desfile de su Imagen Titular dentro de la procesión conjunta de La Cofradía. El primer documento que cita directamente a la Hermandad de Jesús Nazareno es una carta de obligación firmada por José Pérez Cebrián de Ribagorda, por la cual se comprometían a pagar a La Hermandad, al año siguiente, la cantidad de mil cuarenta reales, que ésta les había prestado.
 
Pocos datos concretos se tienen de La Hermandad en el siglo siguiente, aunque las referencias dispersas apuntan a que El Cabildo de La Vera Cruz se hallaba sumido en una crisis importante, teniendo que hacerse cargo las hermandades filiales, ya entonces, de la procesión penitencial e, incluso, del entierro de los ajusticiados; en este proceso, La Hermandad de Jesús Nazareno fue una de las más activas.

Destruida la ermita de San Roque durante La Guerra de La Independencia, los pasos del Cabildo de La Vera Cruz fueron trasladados en 1816 a la ermita de La Virgen de La Luz, anexa a lo que había sido hospital de religiosos antoneros. En este momento, el culto a Jesús Nazareno había crecido, siendo sacado en numerosas ocasiones en procesiones de rogativas y de acción de gracias.
 
Por otra parte, a lo largo del siglo XIX, el antiguo cabildo se ve sometido a diversas fuerzas contrapuestas. Por una parte, la crisis se hace cada vez más insostenible. Por otro lado, al cabildo se van a incorporar dos nuevas hermandades que darán un nuevo impulso a la procesión del Jueves Santo. Como consecuencia de todo ello, se va a dar un nuevo sistema de relación entre cofradía matriz y hermandades filiales, que ya no dependerán de él, sino que lo conformarán como una asociación de hermandades con los mismos derechos y deberes. Nacía así LA ARCHICOFRADIA DE PAZ Y CARIDAD a mediados de la centuria.

 
Hacia el cambio de siglo se produce un nuevo renacer de la Semana Santa de Cuenca; en efecto, a principios del siglo XX nacen nuevas procesiones penitenciales, al mismo tiempo que muchas hermandades aprueban nuevas constituciones que dan más importancia que antes a la procesión. Unas de las primeras en hacerlo fue la Hermandad de Jesús Nazareno, en 1898. Paralelamente a ello y, haciéndose eco de una historia que arranca, incluso, de los tiempos de la fundación de La Hermandad, se aprecia una especial vinculación de la Hermandad con La Archicofradía de Paz y Caridad y, sobre todo, con La Imagen Titular de la misma, El Santísimo Cristo de Las Misericordias. En aquella época se procesionaba una Imagen de Jesús Nazareno de vestir, de autor anónimo, adornada con peluca de pelo natural. La túnica fue sustituida en 1914. En 1923, se completó la talla con una imagen de Pio Mollar que representaba la figura de Simón de Cirene. Por fin, en 1927, se estrenaba en el desfile de La Hermandad la luz eléctrica.
 
Después del paréntesis que supuso La Guerra Civil, en el mes de Enero de 1940 se celebró la primera junta de antiguos hermanos, con el fin de recomponer otra vez La Hermandad, de cara a una nueva reestructuración de la Semana Santa conquense. La Hermandad había sufrido la mayor pérdida, la destrucción de La Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Se encargó un nuevo paso al escultor valenciano TOMAS MARQUES AMAT. Dicha talla fue sustituida en 1942 por la actual, obra del imaginero JOSE CAPUZ MAMANO. En el año 1951, por su parte, se aprobaba que, para mayor lucimiento del desfile, se incorporaran al mismo tres tambores, con el fin de marcar el paso a los banceros.
 
El proceso de afiliación entre La Hermandad y La Archicofradía llegó a su máxima expresión en el año 1969 cuando, ante la penuria en la que ésta se encontraba, aquella se encargó de asumir también el desfile del Santísimo Cristo de Las Misericordias. Esta situación perduró hasta el año 1986, con la refundación de La Archicofradía de Paz y Caridad.
 
Ya en el año 1997, La Hermandad amplió el desfile procesional con un nuevo grupo escultórico, obra del imaginero murciano JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ NAVARRO, llamado EL AUXILIO A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, compuesto por tres figuras: Cristo, caído en tierra por el peso de La Cruz, recibe el auxilio del pequeño Rufo y de su padre, Simón de Cirene, que soporta el peso de La Cruz.
 
TEXTOS: Julián Recuenco Pérez
FOTOGRAFÍAS: Pablo Léon



M. A. y V. H. Ntro. Padre Jesús Nazareno del Puente
Plaza Yesares, 1 bajo
16001 - CUENCA